Prueba: Lexus IS 300h F-Sport. ‘Sayonara’ al diésel

Publicado el 31 agosto 2013
Archivado en General | Comentarios desactivados en Prueba: Lexus IS 300h F-Sport. ‘Sayonara’ al diésel

010213-b-lexIntentar que una berlina triunfe en

Europa sin ofrecer en su gama una o varias motorizaciones diesel resulta, a priori, una misión imposible. A pesar de esa máxima, o de que el 75% de las ventas del anterior IS correspondieron a la versión de gasóleo, Lexus ha tomado una decisión valiente: prescindir del motor diesel en la tercera generación de su berlina más pequeña, apostando en su lugar por una avanzada mecánica híbrida.

Se denominará IS 300h y será la variante que monopolice la práctica todalidad de las ventas del nuevo modelo, con una cuota del 95% –el 5% restante será para la variante IS 250, equipada con un ‘convencional’ motor 2.5 V6 de gasolina y 208 CV–. Por todo ello, era lógico que para este primer contacto nos centrásemos en la variante híbrida: en concreto, hemos escogido una unidad equipada con el acabado F Sport, que incluye accesorios deportivos tanto estéticos –paragolpes, faldones y llantas de 18″– como de puesta a punto de chasis –cuenta de serie la suspensión adaptativa AVS y una dirección específica–. Bajo el capó del IS 300h conviven un motor 2.5 gasolina de cuatro cilindros con 181 CV y un propulsor eléctrico de 143 CV. En conjunto, anuncian una potencia total combinada de 223 CV y un consumo de sólo 4,7 l/100 km –que se queda en 4,3 en el acabado más básico Eco, equipado con llantas de 16″–.

¿Y en marcha? El IS 300h se desplaza con gran suavidad. Su motor no pretende ofrecer una respuesta contundente o deportiva, sino que esta pensado para viajar con total comodidad. Por lo que respecta al cambio –que, curiosamente, no tiene velocidad como tal; ver Técnica–, su suave funcionamiento es un buen complemento para este propulsor.

También hay buenas noticias en lo relacionado con el chasis –que deriva, nada menos, del de su hermano mayor, el GS–. Puesto a punto en el trazado alemán de Nürburgring, lo tiene todo: eficacia, agilidad y facilidad de conducción. De hecho, la solidez del bastidor, la estabilidad, la precisa y rápida dirección y la excelente amortiguación de este IS, hacen pensar que si bajo su capó descansara el motor de 423 CV del IS-F que acaba de desaparecer, estaríamos ante una magnífica berlina deportiva.

Share

Comentarios

Los comentarios están cerrados.