Evitar las averías en el turbo

Publicado el 24 noviembre 2014
Archivado en raúl | Comentarios desactivados en Evitar las averías en el turbo

La aparición del turbo fue una bendición para los coches diésel. La llegada de este elemento mecánico hizo que los coches de gasóil pasasen de ser algo propio de profesionales del motor a extenderse a toda la población.

turbo_roto

Sus ventajas son tales que ahora incluso la inmensa mayoría de los coches de gasolina salen con él del concesionario, y ya casi no se venden coches con motores atmosféricos.

Sin embargo, no todo podían ser ventajas. El turbo también tiene una desventaja enorme, y es que cuando se rompe la avería suele superar los mil euros de coste en el mejor de los casos. En el peor de los casos puede destrozar el motor y dejar el coche listo para ir a la chatarra.

Por eso, es fundamental seguir unos consejos para evitar en lo posible que el turbo se rompa y tengamos que pasar por el taller, lo que nos dejará con el bolsillo vacío.

El primer consejo tiene que ver con los ruidos. Cuando escuchamos un ruido en el compartimento del motor lo mejor es acudir cuanto antes al mecánico. Esto, que es importante en los coches sin turbo, es fundamental en los coches con turbo.

Cualquier pieza suelta que esté en las inmediaciones del turbo puede terminar dentro de él, lo que significa que lo va a destrozar por completo, algo que no queremos que suceda.

El segundo consejo, igual de importante o incluso más que el primero, tiene que ver con el uso del turbo. Algunas veces , sobre todo cuando circulamos por autovía a velocidades altas, el turbo se suele calentar.

En muchas ocasiones, el turbo no tiene manera de refrigerarse cuando paramos el coche, lo que significa que a la larga se puede deformar debido a las altas temperaturas.

Para evitarlo, lo que hay que hacer es dejar el coche al ralentí unos dos o tres minutos antes de pararlo. Con este consejo alargaremos muchísimo la vida de nuestro turbo.

Share

Comentarios

Los comentarios están cerrados.