El lastre de Mark Webber

Publicado el 4 agosto 2011
Archivado en Octavio | Salir del comentario

El Lastre de Mark Webber.

Todavía recuerdo el mundial de Fórmula 1 del año pasado (2010) y su apasionante carrera final en la que el título se podía decidir entre tres corredores: Fernando Alonso, Mark Webber y Sebastian Vettel. La temporada pasada Sebastian Vettel y Mark Webber estaban a un nivel casi idéntico, es más, en más de una carrera Mark Webber fue superior a su compañero de equipo.
En esas carreras la frustración y la inmadurez se hacían cláramente visibles en el rostro y en las acciones de Vettel.
También el año pasado estuvo en el candelero el tema de las órdenes de equipo, que fueron duramente criticadas por Red Bull cuando Ferrari las utilizó para beneficiar a Alonso. Sin embargo, Red Bull, esta temporada, aplica las órdenes de equipo sin ningún tipo de problema moral. Es un hecho que Red Bull desde el año pasado y este apoya a Vettel antes que ha Webber, pero no quieren admitirlo públicamente.

Webber tiene el enemigo en casa.

Se ha oído desde siempre en los equipos de fórmula 1 que el primer enemigo de un piloto en la pista es su propio compañero de equipo, esto es así porque ambos tienen el mismo coche y la situación ofrece una medición directa de los rendimientos de los dos pilotos.

La temporada pasada Webber parecía tener más posibilidades que Vettel de hacerse con el mundial, sin embargo las últimas carreras del “aussie” fueron de un rendimiento inferior al del resto de la temporada, las decisiones estratégicas en la última carrera le perjudicaron y, este año, ha sufrido un descenso notorio de su nivel de rendimiento con respecto a su compañero de equipo.
La sensación que se transmite hacia fuera puede tener dos interpretaciones: que Vettel ha mejorado increíblemente desde la última carrera de la temporada pasada y es capaz de exprimir el Red Bull con los nuevos neumáticos Pirelli de una forma que Webber no sabe.
La otra es aventurada, pero dada la gran diferencia existente entre dos coches iguales, teniendo en cuenta la igualdad existente la temporada pasada, se puede explicar de forma sencilla pero quizás equivocada: los dos coches de Red Bull no son iguales o en uno se tiene más cuidado y en otro se tienen más “despistes no intencionados”. Pequeñas taras aplicadas con cuidado, como el fallo intermente del kers de uno solo de los coches, por poner un ejemplo ilustrativo.

La renovación de Mark Webber.

Los rumores en el mentidero de la Fórmula 1 son constantes y de todo tipo. En este caso me refiero al codiciado asiento de Red Bull para la temporada 2012. La continuidad de Mark Webber no está refrendada contractualmente y hay gente que coloca a Lewis Hamilton (también a otros pilotos como Algersuari, pero éste primero es más llamativo) en el asiento de Webber.
Sin embargo, debido a la predilección de los directores de equipo por Vettel apunta a que el segundo asiento de Red Bull será eso mismo: un segundo asiento para un segundo piloto (y no creo que Hamilton esté dispuesto a admitir esa condición).
El que ocupe finalmente el asiento del segundo coche de Red Bull ya sabe cómo va a ser la situación predominante: De puertas para fuera los dos pilotos serán iguales, dentro de casa la situación será otra y si es necesario hacer el segundo coche algo más lento en la clasificación por “algún despiste” pues no habrá problema porque tienen claras cuáles son las normas que rigen en el equipo; ahora solamente les queda una cosa por hacer: al menos no negar públicamente la intención y el sentido de las acciones del equipo en las carreras.

Share

Comentarios

No hay mas respuestas