Así funciona un amortiguador en nuestro coche

Publicado el 26 octubre 2010
Archivado en General | Comentarios desactivados

Alberto Roo – Madrid

La amortiguación es una parte esencial en la seguridad de un vehículo. Por eso es muy importante que los amortiguadores de un coche funcionen siempre correctamente, ya que de no ser así las consecuencias podrían ser nefastas. El funcionamiento de los amortiguadores se basa en la circulación de aceite entre los dispositivos internos a través de un conjunto de válvulas que generan una resistencia al paso del mismo entre las cámaras del amortiguador. De este modo se controlan las oscilaciones de la suspensión.

Expansión (apertura del amortiguador)

La importancia de este paso es vital para el buen devenir del mecanismo. Para ello, el amortiguador ha de abrirse gracias a la subida del pistón, y esto es posible si el aceite que está en la parte superior del pistón fluye a través del mismo. Para controlar el paso del aceite están los barrenos ubicados en el cuello del pistón y las ranuras que se hacen en el asiento de la válvula de expansión. Además de los barrenos y las ranuras, está también el resorte de expansión que mantiene la válvula bajo presión controlada. El funcionamiento de estos tres elementos proporcionan las fuerzas del amortiguador, las cuales se conocen como resistencias hidráulicas.


Comprensión (el amortiguador se cierra)

Este es el otro paso, igual que el primero, muy importante. Para que el amortiguador se cierre, el pistón necesita bajar y esto solamente se logra si el aceite que está en la parte inferior del pistón fluye a través de él. Aquí el paso del aceite también es controlado como en la expansión por los barrenos, ubicados estos en el cuerpo del pistón y las ranuras que se hacen en la cabeza de compresión donde se ubica la válvula de reposición. A los barrenos y válvulas también se suma el resorte de compresión, situado en la cabeza de compresión, manteniendo la válvula controlada. Al igual que en la expansión, el trabajo de estos elementos generan las fuerzas del amortiguador, las cuales se conocen como resistencias hidráulicas.

Así, un mal cuidado del sistema de suspensión puede hacer que un automóvil salga de la vía por muy nuevos que estén los neumáticos que calce, pudiendo ocasionar graves consecuencias a los ocupantes. Pese a la importancia del buen estado de este sistema, dice el RACE que un 10% de las ITV desfavorables lo son por el mal estado de la suspensión. Al desconocimiento generalizado que tiene el conductor medio sobre el estado del sistema de suspensión de su vehículo, se añade la opacidad de la Administración sobre cuál debe ser el límite legal del desgaste de este sistema.

Share

Comentarios

Los comentarios estn cerrados.